¿Cómo funcionan las píldoras para abortar?

Se le llama aborto médico, aborto con medicamentos, aborto con píldoras, aborto con pastillas, aborto no quirúrgico, interrupción del embarazo con fármacos, o interrupción del embarazo médico, pero todos significan lo mismo y lo que tienen en común se que utilizan dos fármacos a fin de interrumpir legalmente un embarazo.

¿Qué pastillas son?

Para llevar a cabo un aborto con medicamentos se utilizan simplemente dos medicamentos que tienen ciertos criterios de uso. La primera se conoce como mifepristona y detiene el embarazo puesto que “toma” el lugar de la progesterona, hormona fundamental para el óptimo desarrollo de la gestación. También permite la dilatación y apertura del cuello uterino.

La mifepristona se utiliza durante las primeras 9 semanas de gestación para:

1. Realizar un aborto legal bajo cualquier razón o motivo.

3. Interrumpir un embarazo cuando la mujer tiene problemas de salud.

La segunda pastilla se llama misoprostol y genera contracciones uterinas, es un fármaco popular en el mundo de la gastroenterología porque está recomendado contra las úlceras gástricas. Pero también se utiliza en la ginecología para llevar a cabo interrupciones antes de las 12 semanas de gestación.

¿Cómo se toman estos medicamentos?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica en su Manual de Práctica Clínica para un Aborto Seguro, publicado en 2014, que las pastillas para abortar se pueden indicar vía oral (tomada).

Existen diferentes presentaciones en miligramos y funcionan únicamente cuando se quiere interrumpir un embarazo temprano (antes de las 9 semanas de gestación) y para utilizarse es muy importante que un experto en salud te revise a fin de precisar cuántas semanas de gestación tienes y, con ello, se pueda saber cuántos miligramos son recomendados para ti.

Estos medicamentos se deben tomar tras la consejería de una enfermera o médico, puesto que también pueden tener falla si no se toman correctamente (no se ingieren juntos, por ejemplo) y a la hora indicada.

Adiós a una cirugía.

Al realizarse una interrupción con medicamentos se evita lo que se conoce como legrado, que prácticamente es una cirugía muy invasiva, y con las pastillas para abortar se simula un proceso de pérdida natural del embarazo, puesto que tampoco quedan restos de las pastillas en la sangre o en la vagina.

La interrupción legal del embarazo con medicamentos genera un tipo calambres o cólicos muy fuertes, náuseas y vómitos, así como dolor de cabeza.

Además, es posible que presentes varios días de sangrado y que arrojes coágulos grandes. Por eso se recomienda que cuando te sometas a un aborto con pastillas, te quedes en la tranquilidad de tu casa, puedes estar acompañada y tomar analgésicos que te permitan disminuir el dolor.

Aborto seguro, aborto sin riesgos.

El aborto con píldoras es una interrupción del embarazo sin riesgo, puesto que la Organización Mundial de la Salud explica que si se realiza con las dosis adecuadas y en el tiempo preciso, la mujer no corre ningún tipo de riesgo.

En Fundación Marie Stopes no solo brindamos el servicio de interrupciones legales con pastillas sino que también te damos acompañamiento para que estés tranquila durante todo el proceso.

En estos tiempos de coronavirus, si no estás lista para ser madre, el aborto con medicamentos o la aspiración manual endouterina pueden ser una opción para ti.

Por Guadalupe Camacho, @Lupichick, periodista y académica mexicana

¿No encuentras algun tema? Usa nuestro buscador.

Comparte esto en tu red favorita: