Secreción vaginal

Todos liberamos fluidos de nuestros genitales. Las mujeres ven y huelen un poco más sus fluidos vaginales. ¿Cómo saben las mujeres lo que es normal para sus cuerpos y cómo saben lo que no es normal?

¿Por qué los cuerpos producen flujo vaginal?

Los cuerpos de las mujeres tienen formas de protección para mantener las áreas abiertas como vaginas, ojos y oídos a salvo de infecciones. Piensa en la corteza ocular o en los mocos como líquidos protectores de los ojos y la nariz. 

Como mecanismo de defensa para la vagina, la descarga es una mezcla de líquidos que la mantiene limpia. Esta descarga no es orina. Gracias a que las mujeres se encuentran en su ciclo menstrual mensual, los colores de descarga pueden variar de blanco a claro y las texturas pueden aparecer más gruesas o más delgadas en ciertos días.

Fluidos vaginales y excitación

Los fluidos vaginales también funcionan como un lubricante natural para cuando las mujeres se sienten excitadas. La expresión ‘estar mojado’ se refiere a los fluidos vaginales y se produce cuando el cuerpo de una mujer se enciende. Se prepara un líquido delgado y claro en la vagina para preparar el cuerpo de la mujer para el coito, lo cual es normal. Sin este lubricante natural, una mujer puede sentir dolor al tener relaciones sexuales debido a la fricción y sequedad vaginal.

Nuestros cuerpos y mentes trabajan de manera misteriosa, por lo que no tener esta humedad resultado de la excitación no significa que haya un problema con su vagina. 

Cuánto y con qué frecuencia las mujeres producen este fluido natural, varía de un día a otro y de una mujer a otra. De modo que, por si acaso, ten a la mano un poco de lubricante a base de agua, que normalmente puedes comprar en una farmacia. Asegúrate de revisar la etiqueta porque un lubricante a base de aceite se disolverá en la vagina de una mujer. Otros lubricantes no lo harán, y eso puede causarte más dolor que placer y causar problemas al usar condones.

Aprendiendo sobre las vaginas y sus fluidos

Es importante saber cómo se ven y huelen las secreciones vaginales normales y sanas, tanto cuando se excitan como cuando no. Para hacerlo, las mujeres necesitan entender sus propias vaginas para que se noten fácilmente cuando algo cambia. Monitorear estos fluidos es lo mismo que prestar atención a otras partes del cuerpo, como cuando una secreción nasal necesita un pañuelo.

Es más fácil comenzar esta investigación después de terminar un período menstrual. Mientras estás sentada en el inodoro o en una habitación privada, mira tu ropa interior detenidamente. Si no usas ropa interior ese día, límpiate con papel higiénico antes de orinar y echa un vistazo.

La cantidad de la descarga será diferente de una persona a otra. Algunas mujeres tienen muy poco, mientras que otras necesitan un protector diario. Ambos son normales. El aroma del flujo vaginal también será único para cada mujer, y los colores variarán de blanco nublado a claro. La textura de la descarga a menudo será seca, pero a veces puede ser más gruesa y quedar sobre la ropa interior.

El color y la textura cambiarán a lo largo de tu ciclo menstrual. Después de limpiarte en el baño (recuerda: siempre va de adelante hacia atrás, nunca de espaldas; tu vagina te lo agradecerá), se puede poner un poco de flujo vaginal en el papel higiénico. La cantidad de secreción puede variar a lo largo del mes, pero es más notable alrededor de la ovulación cuando el líquido puede aparecer casi como claras de huevo. 

El cuerpo femenino se está preparando para fertilizar un óvulo durante la ovulación, por lo que la descarga se forma en la textura de un lubricante natural, delgado y claro que ayuda a que el esperma viaje al óvulo. Si alguna vez hubo un momento para quedar embarazada, ten cuidado con esta descarga: ¡este será el momento con las mayores posibilidades! 

Cuando el flujo vaginal se vuelve insalubre

Pero, ¿qué sucede cuando el flujo vaginal huele o tiene un color o textura diferente al normal? 
Si bien el pene se puede ver y limpiar fácilmente, la vagina está dentro del cuerpo de una mujer y es más difícil controlar su salud. La vagina equilibra su propia descarga, temperatura y acidez con mucho cuidado. Según la Clínica Mayo, los cambios tan simples como usar jabón corporal perfumado podrían causar un flujo vaginal anormal. 

Otras causas podrían ser:

En comparación con el flujo vaginal normal, las secreciones anormales olerán. De acuerdo con la sexóloga Dr. Lindsay Doe, las infecciones por candiadiasis huelen a pan y la descarga es gruesa y blanca.

Las infecciones por hongos pueden causar picazón, malestar y dolor durante las relaciones sexuales. Las infecciones por hongos son el segundo tipo más común de infección vaginal, según los Centros para el Control de Enfermedades. Consulta a tu médico si experimentas estos síntomas por primera vez.

Otro tipo común de infección vaginal es la vaginosis bacteriana (VB), que tiene un olor a pescado y una descarga similar a la de una infección por levaduras. ‘Tanto las infecciones por levaduras como la VB son el resultado de microorganismos naturales en la vagina que producen una sobreexplotación’, dice la Dr. Doe. ‘No significa que seas sucia; solo significa que algo se deshizo y que tu sistema podría necesitar ayuda para restablecerlo’.

La vagina es un área sensible y bien equilibrada. Esta es la razón por la que controlar nuestro flujo vaginal es tan importante cuando algo sale de nuestro patrón normal.

Mantenerse al día con el flujo vaginal saludable

Los fluidos que vienen naturalmente y normalmente de nuestras vaginas son como una hoja de ruta hacia nuestra salud. Si se vigilan de cerca, estos fluidos pueden decirnos si nuestras vaginas se están comportando normalmente o si están excitadas sexualmente, si están listas para hacer (o no) un bebé, y si han perdido el equilibrio de alguna manera.

Si necesitas una rutina para controlar su flujo vaginal y su salud vaginal, considera estos consejos de prevención:

Con información de Hablemos de sexo y amor

¿No encuentras algun tema? Usa nuestro buscador.

Comparte esto en tu red favorita: